Frente al miedo, hacer para crecer

Siempre que estreno un proyecto me acompañan las dudas, el perfeccionismo, la inseguridad, los nervios, el máximo respeto, las ganas de salir corriendo.

Y pese a que me decís que no se me nota, os aseguro que los miedos están. Vaya si están. Ya me gustaría a mí tener la seguridad que transmiten aquellos profesionales a los que avalan el tiempo y la experiencia.

Pero para conseguirla es inevitable empezar, atreverme a lanzarme al vacío, (ese que me parece tan profundo y que luego resulta ser menos angustioso de lo que imaginaba), decir que sí cada vez que las piernas temblorosas me indican un no.

hiding-1209131_1920

 

En definitiva, hacer para crecer. Sabiendo que eso es lo que me permitirá afirmar sobre el terreno de juego cuáles son mis puntos fuertes, aquello que me hace especial, reconocer mis áreas de mejora y comprometerme a hacer las cosas cada día un poquito mejor.

 

¿Saltar sin red? 

 

En realidad yo no soy tan happy como para saltar sin red.( Reconozco que a veces no estaría mal lanzarme sin darle tantas vueltas al asunto). Yo salto con mucho trabajo previo, horas de preparación, reflexión, centramiento… que me ayudan a darle la mano a mis miedos e ir con ellos hasta donde la ilusión me lleve.

 

¿Cómo afrontar los miedos?

 

Habrá tantas formas de afrontar los miedos como personas, y cada una deberá encontrar la que mejor se adapte a sus circunstancias. Comparto contigo el decálogo que de un tiempo a esta parte me acompaña cada vez que decir SI despierta mis miedos:

 

Frente a los nervios, preparación.

Frente al perfeccionismo, naturalidad, aceptación y amor.

Frente a la inseguridad, convicción de apostar por aquello en lo que crees.

Frente a las dudas, ilusión.

Frente la exigencia, búsqueda de la excelencia.

Frente al ego, humildad.

Frente a la vocecilla, diálogo interno positivo.

Frente a las ganas de salir corriendo, recordar las personas a las que he ayudado y confían en mí.

Y siempre, siempre, bajo la premisa principal de poner el foco en aportar desde el amor, la sencillez y la practicidad. Sin tecnicismos, sin adornos.

Y trabajando para que mis limitaciones, mis áreas de mejora, mis miedos no sean un obstáculo para dejar aflorar  lo que tanta ilusión me hace compartir contigo.

 

child-1845975_1920

Comenzamos septiembre….

¿A qué quieres decir SI?

¿Cuál es tu red? ¿Qué es lo que necesitas para saltar a pesar del miedo?

¿Te animas a hacer para crecer?

 

“No dejes que lo que no puedas hacer influya en lo que sí puedas hacer”

A nadie le amarga un dulce

Aunque siempre podamos encontrar quien le ponga pegas a un buen chocolate belga, yo considero que, en el fondo, a nadie le amarga un dulce. Y yo, que soy muy golosa me pregunto que si a diario tenemos múltiples oportunidades de endulzar nuestra propia vida y la de los demás, ¿por qué no hacerlo?

Imagínate cada mañana saliendo de casa con una bandeja de dulces recién horneada, con la intención de repartirlos con quien te vas encontrando. ¿Qué reacción crees que despertarías? Es cierto que algunos pensarán que de qué planeta has salido, qué es lo querrás a cambio, aflorará su recelo, te regalarán un mal gesto o no se atreverán a probarlos por miedo a lo que pueda venir después. (Pobrecitos, vivir desde ese paradigma no debe ser nada fácil).

Pero afortunadamente creo que somos mayoría las personas que agradecemos recibir detalles que nos generen emociones positivas. 

¿Cómo te sientes cuando te ceden el paso dejándote salir en un atasco?

¿A que puestos a elegir, prefieres tomarte un café con la persona más entusiasta de la oficina y no con el más cenizo?

coffee-1242153_1920

Sigue leyendo

Talento, experiencia y pasión: Juana María Navarro

 

Talento, experiencia y pasión. Eso es lo que me transmite Juana María cada vez que me pongo en sus manos. Y también paz, calma, equilibrio y verdad. Tanto que inspiró mi post “Profesionales con alma”  y hoy le hago un hueco en mi humilde hogar virtual para que lo llene de esa energía positiva que siempre contagia.

 

ENTREVISTA JUANA MARÍA NAVARRO – JMN ESTILISTAS

 

De pequeña ya sabía qué quería ser de mayor. Con tan sólo 12 años, entró agobiada al despacho de la directora buscando consejo, pues solo le quedaban dos años de colegio y desconocía qué pasos debía dar para formarse en aquello que le apasionaba.

Tenía claro lo que quería, y esa determinación le dio las fuerzas necesarias para enfrentar su timidez, renunciar a las fiestas y viajes típicos de la adolescencia, superar jornadas intensas de estudio y trabajo… Un gran esfuerzo personal que tuvo como fruto el orgullo y la satisfacción de ganar seguridad e independencia, y finalmente conseguir realizar su proyecto.

Con el gran apoyo de sus padres, que siempre la animaban a seguir adelante, se dio cuenta de que no había nada que la impidiese avanzar cuando comprobó en su propia piel que cada paso que daba la hacía más fuerte. Aquella niña tímida y dulce que curiosamente soñaba con conducir un camión (y de los grandes!), estrena nuevo salón y a su vez, la sección “Talento, experiencia, pasión. Profesionales con alma.

Sigue leyendo