Frente al miedo, hacer para crecer

Siempre que estreno un proyecto me acompañan las dudas, el perfeccionismo, la inseguridad, los nervios, el máximo respeto, las ganas de salir corriendo.

Y pese a que me decís que no se me nota, os aseguro que los miedos están. Vaya si están. Ya me gustaría a mí tener la seguridad que transmiten aquellos profesionales a los que avalan el tiempo y la experiencia.

Pero para conseguirla es inevitable empezar, atreverme a lanzarme al vacío, (ese que me parece tan profundo y que luego resulta ser menos angustioso de lo que imaginaba), decir que sí cada vez que las piernas temblorosas me indican un no.

hiding-1209131_1920

 

En definitiva, hacer para crecer. Sabiendo que eso es lo que me permitirá afirmar sobre el terreno de juego cuáles son mis puntos fuertes, aquello que me hace especial, reconocer mis áreas de mejora y comprometerme a hacer las cosas cada día un poquito mejor.

 

¿Saltar sin red? 

 

En realidad yo no soy tan happy como para saltar sin red.( Reconozco que a veces no estaría mal lanzarme sin darle tantas vueltas al asunto). Yo salto con mucho trabajo previo, horas de preparación, reflexión, centramiento… que me ayudan a darle la mano a mis miedos e ir con ellos hasta donde la ilusión me lleve.

 

¿Cómo afrontar los miedos?

 

Habrá tantas formas de afrontar los miedos como personas, y cada una deberá encontrar la que mejor se adapte a sus circunstancias. Comparto contigo el decálogo que de un tiempo a esta parte me acompaña cada vez que decir SI despierta mis miedos:

 

Frente a los nervios, preparación.

Frente al perfeccionismo, naturalidad, aceptación y amor.

Frente a la inseguridad, convicción de apostar por aquello en lo que crees.

Frente a las dudas, ilusión.

Frente la exigencia, búsqueda de la excelencia.

Frente al ego, humildad.

Frente a la vocecilla, diálogo interno positivo.

Frente a las ganas de salir corriendo, recordar las personas a las que he ayudado y confían en mí.

Y siempre, siempre, bajo la premisa principal de poner el foco en aportar desde el amor, la sencillez y la practicidad. Sin tecnicismos, sin adornos.

Y trabajando para que mis limitaciones, mis áreas de mejora, mis miedos no sean un obstáculo para dejar aflorar  lo que tanta ilusión me hace compartir contigo.

 

child-1845975_1920

Comenzamos septiembre….

¿A qué quieres decir SI?

¿Cuál es tu red? ¿Qué es lo que necesitas para saltar a pesar del miedo?

¿Te animas a hacer para crecer?

 

“No dejes que lo que no puedas hacer influya en lo que sí puedas hacer”

¿Para qué haces lo que haces?

Nuestra vida está llena de porqués. Somos muy buenos  argumentando las razones que nos han llevado a hacer lo que hacemos, a justificar ser lo que somos. A menudo los porqués van cargados de razones que satisfacen a  la mente, pero no al corazón.

“Voy a trabajar porque necesito cobrar a final de mes” , “Estudio porque es lo que se espera de mí en este momento”  “Hago X  porque algo tengo que hacer ” son frases que se pronuncian a diario.

Sin embargo el enfoque de la vida cambia si nos preguntamos el para qué. Estas dos palabras nos ayudan a encontrar un propósito, a añadir emoción a la vida, encontrar la manera de vencer las excusas ,comenzar a actuar y seguir en el camino a pesar de los contratiempos.

pencil-1497126_1920

Te cuento un ejemplo real….

Sigue leyendo

¿Y si entre tus propósitos de año nuevo estuvieras tú?

Hoy empiezo el 2019, profesionalmente hablando.

Sé que para algunos ya llego tarde. Comienzo el año sin propósitos definidos, sin plan de acción, sin estrategias reflejadas en excell o en agenda.

Pero para mí lo más urgente estos días ha sido vivir y hacer un parón después de un ritmo frenético ha sido más que necesario. Además, con dos niñas en casa empeñadas en derrochar una envidiable energía poco se puede centrar una.

Hoy vuelve la rutina escolar y me encuentro cara a cara con un año entero por diseñar, un lienzo en blanco con infinitas posibilidades, ilusionante a la vez que vertiginoso. Y pienso en ti y en tu lienzo en blanco y en cómo me encantaría que también empezaras a plasmar en él tus deseos y anhelos, para dar forma desde hoy a este nuevo año.

art-1851483_1920

Sigue leyendo

El coste de la perfección

Cansada. Así me siento cuando trato de encajar todas las piezas de un puzle que no se corresponden con la imagen de la caja.

Porque esa imagen perfecta, estática e inalterable es una instantánea puntual. Pero la vida, valga la redundancia, tiene vida propia y se empeña en seguir su propio curso, escapando a mi control.

Y por mucho que haga mis planes, me organice y mueva los hilos con gracia como una experta titiritera a veces me sorprendo frustrada al darme cuenta de que no conseguiré alcanzar esa sobrevalorada perfección.

pieces-of-the-puzzle-1925425_1920

Sigue leyendo

YO Sí RENUNCIO

 

Conciliar. Esa utopía que perseguimos los padres que trabajamos y deseamos ser partícipes de la vida de nuestros hijos. Utopía porque nos faltan horas y nos sobran obligaciones, nos puede el cansancio y por más que queramos no llegamos a todo. Y  miramos alrededor buscando ayuda, empatía y compromiso por parte de los de arriba para no dejarnos los sueños en el intento.

Mi experiencia me dice que si tenemos que esperar a que el gobierno establezca nuevas leyes que favorezcan la conciliación, las instituciones y empresas las pongan en práctica y esas medidas nos lleguen realmente, estamos apañados. Si queremos conciliar no nos queda otra que analizar qué está en nuestra mano hacer, qué depende de nosotros. Y eso, hoy por hoy, y salvo mínimas excepciones, supone renunciar.

108H

Sigue leyendo

Si no es ahora, ¿entonces cuándo?

A veces crees que eres tú quien  enseña  cuando en realidad tienes tanto que aprender…

A veces hablamos sin decir nada, oímos pero no escuchamos, nos miramos sin ver más allá.

A veces crees que ya tienes todas las respuestas  antes de hacerte las preguntas.

Entonces  la vida te manda un mensaje de la mano de quien menos te lo esperas  con la intención de hacerte despertar.

Entonces  se detiene el tiempo, te atreves a adentrarte en las miradas y a oír más allá de las palabras.

Entonces te planteas  las cosas que das por hecho, las decisiones tomadas, la fugacidad de la vida y la belleza de cada instante.

sunglasses-1209619_1920

Sigue leyendo

Profesionales con alma

No todos los días te encuentras con gente que realmente ame su trabajo y cuide con gusto todos los detalles para hacerte disfrutar una experiencia memorable. Tanto que te da por pensar en crear una sección en tu blog o escribir un post para contarlo. Porque hoy en día, aunque no debería ser así, lo raro es cruzarte con gente que se encarga de hacer brillar aquello que toca.

Y es que más allá de la profesionalidad de los servicios, está el corazón que le ponemos. Creo que esa es para mí una de las claves del éxito. No limitarnos a cumplir con lo que se espera, sino ir un paso por delante y aportar más valor para calar en la memoria emocional de nuestro cliente.

pencils-806604_1920

Sigue leyendo

Cómo disfrutar de la piscina con niñ@s y no desquiciarte en el intento

 

Te das cuenta de que te haces mayor cuando tus hijas disfrutan de la piscina como enanas mientras tú tardas 30 minutos en conseguir mojarte hasta las rodillas.

Cansada de comprobar que “No me salpiquéis” despierta un deseo incontrolable de salpicar aún más, pruebas con la psicología inversa: “Salpicad un poco más, que aun no me habéis mojado bastante”. El tiro te sale por la culata y acabas gritando al recorrer tu espalda litros de agua congelada.

-¡¡Si está muy buena mamá!!

Al comprobar por ti misma que esta no es una opinión objetiva, te contienes para que no salga ningún improperio por tu boca. (Hay que dar ejemplo)

water-1408176_1920

Sigue leyendo

El virus de la Terribilitis

Tarde de campo. El trinar de los pájaros y los rayos de sol nos acompañan mientras realizamos nuestras tareas y deberes. Estamos disfrutando, no se nos da nada mal. Pero de repente, se desata el temporal.

Todo se desmorona, lágrimas resbalando por la mejilla, palabras entrecortadas por falta de respiración. La descubro víctima de un malicioso y recurrente virus, La Terribilitis.

Sigue leyendo

¿Qué le ofreces a este nuevo año?

Llevo varias semanas reflexionando sobre una pregunta que se repite cada  comienzo de año:

¿Qué le pides a este nuevo año?

Las respuestas suelen ser siempre las mismas: salud, trabajo, amor…

A mí me gusta más plantear la pregunta de otra forma:

¿Qué le ofreces a este nuevo año?

Quizás la actitud no sea esperar a ver qué te depara este año, sino pensar qué es lo que estás dispuesto a ofrecerle tú.

Sigue leyendo