Gestión del tiempo para la conciliación

¿Se puede gestionar realmente el tiempo?

¿Qué podemos hacer para tener una vida más equilibrada?

¿Quieres conocer claves prácticas para conciliar? 

 

Comparto con vosotros la entrevista realizada en Actitudes Positivas TV, en la que aporto mi visión sobre cómo tener una vida más equilibrada en la que seas dueñ@ de tu tiempo y tus decisiones.

Actitudes Positivas TV Natalia Ruiz

 

Puedes ver el vídeo aquí

Sigue leyendo

Haz lo que yo digo. El valor de la coherencia.

¡No se grita! Dices gritando.

¡No se pega! Dices mientras le das una palmada en el culo.

¡Silencio! Dices contribuyendo a generar más ruido.

¡Confía en ti! Dices mientras tú eres el primero que dudas.

¡No tengas miedo! Dices mientras tu vida es el reflejo de todas las decisiones que no te has atrevido a tomar.

¡Defiéndete! Dices mientras agachas la cabeza ante las injusticias.

portrait-317041_1920

Sigue leyendo

El coste de la perfección

Cansada. Así me siento cuando trato de encajar todas las piezas de un puzle que no se corresponden con la imagen de la caja.

Porque esa imagen perfecta, estática e inalterable es una instantánea puntual. Pero la vida, valga la redundancia, tiene vida propia y se empeña en seguir su propio curso, escapando a mi control.

Y por mucho que haga mis planes, me organice y mueva los hilos con gracia como una experta titiritera a veces me sorprendo frustrada al darme cuenta de que no conseguiré alcanzar esa sobrevalorada perfección.

pieces-of-the-puzzle-1925425_1920

Sigue leyendo

YO Sí RENUNCIO

 

Conciliar. Esa utopía que perseguimos los padres que trabajamos y deseamos ser partícipes de la vida de nuestros hijos. Utopía porque nos faltan horas y nos sobran obligaciones, nos puede el cansancio y por más que queramos no llegamos a todo. Y  miramos alrededor buscando ayuda, empatía y compromiso por parte de los de arriba para no dejarnos los sueños en el intento.

Mi experiencia me dice que si tenemos que esperar a que el gobierno establezca nuevas leyes que favorezcan la conciliación, las instituciones y empresas las pongan en práctica y esas medidas nos lleguen realmente, estamos apañados. Si queremos conciliar no nos queda otra que analizar qué está en nuestra mano hacer, qué depende de nosotros. Y eso, hoy por hoy, y salvo mínimas excepciones, supone renunciar.

108H

Sigue leyendo