Talento, experiencia y pasión: Elena Arnaiz

 

Nunca imaginé que la conocería personalmente. 800 km de distancia no lo ponían fácil. Pero el talento tiene alas para volar y Elena llegó a mi tierra creando una oportunidad inolvidable de ponerle piel a las palabras que había leído en su blog.

La profesional que tantas veces me había puesto las pilas con sus post y que me ganó el corazón con su actitud resilente, su entereza y sus ganas de abrazar la vida estaba ante mí mostrando por qué llevaba por bandera el talento y la acción.

Autenticidad, cercanía, frescura, generosidad y un encanto natural confirmaban que la persona a la que conocía virtualmente desde hacía casi 3 años correspondía en esencia con la marca personal que se había forjado.

Elena Arnaiz y Natalia Ruiz

 

De marca personal y personas que marcan

 

Y es que Elena Arnaiz es de esas personas que marcan, de las que siempre tienen palabras bonitas, de las que  hablan de forma clara y directa (si te tiene que decir que te cambies la foto del perfil de tus rrss a los dos minutos de conocerte, te lo dice sin tapujos jajaja) con el objetivo de hacernos brillar.

 

¿Te has parado a pensar cómo te hablas a ti mismo y cómo le hablas a los demás?

 ¿Te has parado a escuchar qué hablan los demás de ti?

Sigue leyendo

¿Para qué haces lo que haces?

Nuestra vida está llena de porqués. Somos muy buenos  argumentando las razones que nos han llevado a hacer lo que hacemos, a justificar ser lo que somos. A menudo los porqués van cargados de razones que satisfacen a  la mente, pero no al corazón.

“Voy a trabajar porque necesito cobrar a final de mes” , “Estudio porque es lo que se espera de mí en este momento”  “Hago X  porque algo tengo que hacer ” son frases que se pronuncian a diario.

Sin embargo el enfoque de la vida cambia si nos preguntamos el para qué. Estas dos palabras nos ayudan a encontrar un propósito, a añadir emoción a la vida, encontrar la manera de vencer las excusas ,comenzar a actuar y seguir en el camino a pesar de los contratiempos.

pencil-1497126_1920

Te cuento un ejemplo real….

Sigue leyendo