Maternidad y Poder femenino: Adiós al sexo débil.

Nos llaman el sexo débil….

A nosotras, que durante 9 meses cedemos nuestro vientre para acunar mil ilusiones asumiendo los cambios y las consecuencias.

Que lidiamos mil batallas con hormonas rebeldes, que cada día nos enfrentamos al miedo y la incertidumbre de que un imprevisto nos quiebre el alma.

Que sufrimos lo insufrible, que nos rompemos perdiendo la inocencia para abrazar el llanto de una nueva vida.

baby-718146_1920

Nos llaman el sexo débil….

A nosotras, que aún doloridas nos entregamos a noches en vela, a aprendizajes forzosos, a lágrimas de culpabilidad incomprendidas.

Que perdemos el sueño, nos perfumamos de cansancio y nos empolvamos de paciencia dejando tras la puerta noches eternas.

Que aun cuando no podemos más, seguimos adelante, soportando los “no sé por qué te quejas”.

A nosotras, capaces de repetir la experiencia a sabiendas de que es dura, imprevisible e imperfecta.

Nos llaman el sexo débil…. y todavía esperan que nos lo creamos.

grass-3765172_1920

 

No dudes de que cuando la ocasión lo requiera sacarás una fortaleza interior que te ayudará a superar los momentos más complicados.
Cuando te invada el miedo, la inseguridad y no creas en tu capacidad de afrontar las circunstancias, confía en que ya dispones de los recursos necesarios para ello.
Solo has de echar la vista atrás y recordar todo lo que ya has sido capaz de superar.
Y si aún así todavía dudas, tranquila que encontrarás la manera.

Siempre podrás compartir tus temores, pedir ayuda o asesoramiento a quien por su confianza, formación o experiencia pueda comprenderte y ayudarte.

hands-2847510_1920
Ojalá no olvidemos nunca lo tremendamente fuertes y poderosas que somos.
Y que no estamos solas.

 

Si lo deseas, te acompaño a tomar conciencia y a despertar tus fortalezas para que aumentes tu confianza  y vuelvas a creer en ti.

 

 

Haz lo que yo digo. El valor de la coherencia.

¡No se grita! Dices gritando.

¡No se pega! Dices mientras le das una palmada en el culo.

¡Silencio! Dices contribuyendo a generar más ruido.

¡Confía en ti! Dices mientras tú eres el primero que dudas.

¡No tengas miedo! Dices mientras tu vida es el reflejo de todas las decisiones que no te has atrevido a tomar.

¡Defiéndete! Dices mientras agachas la cabeza ante las injusticias.

portrait-317041_1920

Sigue leyendo

Cómo disfrutar de la piscina con niñ@s y no desquiciarte en el intento

 

Te das cuenta de que te haces mayor cuando tus hijas disfrutan de la piscina como enanas mientras tú tardas 30 minutos en conseguir mojarte hasta las rodillas.

Cansada de comprobar que “No me salpiquéis” despierta un deseo incontrolable de salpicar aún más, pruebas con la psicología inversa: “Salpicad un poco más, que aun no me habéis mojado bastante”. El tiro te sale por la culata y acabas gritando al recorrer tu espalda litros de agua congelada.

-¡¡Si está muy buena mamá!!

Al comprobar por ti misma que esta no es una opinión objetiva, te contienes para que no salga ningún improperio por tu boca. (Hay que dar ejemplo)

water-1408176_1920

Sigue leyendo

El virus de la Terribilitis

Tarde de campo. El trinar de los pájaros y los rayos de sol nos acompañan mientras realizamos nuestras tareas y deberes. Estamos disfrutando, no se nos da nada mal. Pero de repente, se desata el temporal.

Todo se desmorona, lágrimas resbalando por la mejilla, palabras entrecortadas por falta de respiración. La descubro víctima de un malicioso y recurrente virus, La Terribilitis.

Sigue leyendo