¿Para qué haces lo que haces?

Nuestra vida está llena de porqués. Somos muy buenos  argumentando las razones que nos han llevado a hacer lo que hacemos, a justificar ser lo que somos. A menudo los porqués van cargados de razones que satisfacen a  la mente, pero no al corazón.

“Voy a trabajar porque necesito cobrar a final de mes” , “Estudio porque es lo que se espera de mí en este momento”  “Hago X  porque algo tengo que hacer ” son frases que se pronuncian a diario.

Sin embargo el enfoque de la vida cambia si nos preguntamos el para qué. Estas dos palabras nos ayudan a encontrar un propósito, a añadir emoción a la vida, encontrar la manera de vencer las excusas ,comenzar a actuar y seguir en el camino a pesar de los contratiempos.

pencil-1497126_1920

Te cuento un ejemplo real….

Sigue leyendo