¿Y si entre tus propósitos de año nuevo estuvieras tú?

Hoy empiezo el 2019, profesionalmente hablando.

Sé que para algunos ya llego tarde. Comienzo el año sin propósitos definidos, sin plan de acción, sin estrategias reflejadas en excell o en agenda.

Pero para mí lo más urgente estos días ha sido vivir y hacer un parón después de un ritmo frenético ha sido más que necesario. Además, con dos niñas en casa empeñadas en derrochar una envidiable energía poco se puede centrar una.

Hoy vuelve la rutina escolar y me encuentro cara a cara con un año entero por diseñar, un lienzo en blanco con infinitas posibilidades, ilusionante a la vez que vertiginoso. Y pienso en ti y en tu lienzo en blanco y en cómo me encantaría que también empezaras a plasmar en él tus deseos y anhelos, para dar forma desde hoy a este nuevo año.

art-1851483_1920

Sigue leyendo

El coste de la perfección

Cansada. Así me siento cuando trato de encajar todas las piezas de un puzle que no se corresponden con la imagen de la caja.

Porque esa imagen perfecta, estática e inalterable es una instantánea puntual. Pero la vida, valga la redundancia, tiene vida propia y se empeña en seguir su propio curso, escapando a mi control.

Y por mucho que haga mis planes, me organice y mueva los hilos con gracia como una experta titiritera a veces me sorprendo frustrada al darme cuenta de que no conseguiré alcanzar esa sobrevalorada perfección.

pieces-of-the-puzzle-1925425_1920

Sigue leyendo

A nadie le amarga un dulce

Aunque siempre podamos encontrar quien le ponga pegas a un buen chocolate belga, yo considero que, en el fondo, a nadie le amarga un dulce. Y yo, que soy muy golosa me pregunto que si a diario tenemos múltiples oportunidades de endulzar nuestra propia vida y la de los demás, ¿por qué no hacerlo?

Imagínate cada mañana saliendo de casa con una bandeja de dulces recién horneada, con la intención de repartirlos con quien te vas encontrando. ¿Qué reacción crees que despertarías? Es cierto que algunos pensarán que de qué planeta has salido, qué es lo querrás a cambio, aflorará su recelo, te regalarán un mal gesto o no se atreverán a probarlos por miedo a lo que pueda venir después. (Pobrecitos, vivir desde ese paradigma no debe ser nada fácil).

Pero afortunadamente creo que somos mayoría las personas que agradecemos recibir detalles que nos generen emociones positivas. 

¿Cómo te sientes cuando te ceden el paso dejándote salir en un atasco?

¿A que puestos a elegir, prefieres tomarte un café con la persona más entusiasta de la oficina y no con el más cenizo?

coffee-1242153_1920

Sigue leyendo

YO Sí RENUNCIO

 

Conciliar. Esa utopía que perseguimos los padres que trabajamos y deseamos ser partícipes de la vida de nuestros hijos. Utopía porque nos faltan horas y nos sobran obligaciones, nos puede el cansancio y por más que queramos no llegamos a todo. Y  miramos alrededor buscando ayuda, empatía y compromiso por parte de los de arriba para no dejarnos los sueños en el intento.

Mi experiencia me dice que si tenemos que esperar a que el gobierno establezca nuevas leyes que favorezcan la conciliación, las instituciones y empresas las pongan en práctica y esas medidas nos lleguen realmente, estamos apañados. Si queremos conciliar no nos queda otra que analizar qué está en nuestra mano hacer, qué depende de nosotros. Y eso, hoy por hoy, y salvo mínimas excepciones, supone renunciar.

108H

Sigue leyendo

Si no es ahora, ¿entonces cuándo?

A veces crees que eres tú quien  enseña  cuando en realidad tienes tanto que aprender…

A veces hablamos sin decir nada, oímos pero no escuchamos, nos miramos sin ver más allá.

A veces crees que ya tienes todas las respuestas  antes de hacerte las preguntas.

Entonces  la vida te manda un mensaje de la mano de quien menos te lo esperas  con la intención de hacerte despertar.

Entonces  se detiene el tiempo, te atreves a adentrarte en las miradas y a oír más allá de las palabras.

Entonces te planteas  las cosas que das por hecho, las decisiones tomadas, la fugacidad de la vida y la belleza de cada instante.

sunglasses-1209619_1920

Sigue leyendo

Profesionales con alma

No todos los días te encuentras con gente que realmente ame su trabajo y cuide con gusto todos los detalles para hacerte disfrutar una experiencia memorable. Tanto que te da por pensar en crear una sección en tu blog o escribir un post para contarlo. Porque hoy en día, aunque no debería ser así, lo raro es cruzarte con gente que se encarga de hacer brillar aquello que toca.

Y es que más allá de la profesionalidad de los servicios, está el corazón que le ponemos. Creo que esa es para mí una de las claves del éxito. No limitarnos a cumplir con lo que se espera, sino ir un paso por delante y aportar más valor para calar en la memoria emocional de nuestro cliente.

pencils-806604_1920

Sigue leyendo

El virus de la Terribilitis

Tarde de campo. El trinar de los pájaros y los rayos de sol nos acompañan mientras realizamos nuestras tareas y deberes. Estamos disfrutando, no se nos da nada mal. Pero de repente, se desata el temporal.

Todo se desmorona, lágrimas resbalando por la mejilla, palabras entrecortadas por falta de respiración. La descubro víctima de un malicioso y recurrente virus, La Terribilitis.

Sigue leyendo

Tu fortaleza interior

Recientemente he visto varios videos y testimonios de personas que han pasado por circunstancias muy difíciles, y al tomar consciencia de lo afortunada que soy por no haber vivido esas experiencias me asalta la duda de si sería capaz de afrontarlas.

Me descubro diciéndome a mí misma “que no me pase a mí porque no creo que lo pudiera soportar, no sería capaz de afrontarlo, no soy tan fuerte.” Y noto como esos pensamientos hacen la sombra del miedo y la fragilidad más grande…

Lo cierto es que analizando las distintas circunstancias que he vivido, me he dado cuenta de que cuando la ocasión lo ha requerido he podido sacar una fortaleza interior que me ha ayudado a superar los duros momentos y que después de ello he salido fortalecida.

Sigue leyendo

¿Qué le ofreces a este nuevo año?

Llevo varias semanas reflexionando sobre una pregunta que se repite cada  comienzo de año:

¿Qué le pides a este nuevo año?

Las respuestas suelen ser siempre las mismas: salud, trabajo, amor…

A mí me gusta más plantear la pregunta de otra forma:

¿Qué le ofreces a este nuevo año?

Quizás la actitud no sea esperar a ver qué te depara este año, sino pensar qué es lo que estás dispuesto a ofrecerle tú.

Sigue leyendo

Sin vuelta atrás

Te regalé los mejores años de mi vida.

Empezamos casi sin darnos cuenta. Yo era joven y quería volar, no atarme a nada ni a nadie. Pero apareciste tú, y me dejé seducir por tus promesas de libertad  e independencia.

Me decían que hacía lo correcto, que era hora de sentar la cabeza. Reconozco que escogí el camino más fácil.

Al principio todo iba de maravilla, pero con el tiempo, apareció la rutina y con ella, el ahogo y la falta de ilusión.

Sigue leyendo